sábado, 31 de enero de 2009

A M O R

¿Sabes? En aquel momento no quise aceptarlo pero con el tiempo me he dado cuenta de que mi padre tenía razón. Sí, y tanto que la tenía. Ahora me arrepiento de todas las veces que le grité cuando él tan sólo intentaba ayudarme y yo no le dejaba. Tenía razón cuando me dijo que sólo debía aceptar que todavía estaba enamorada de ti para volver a vivir.

Sólo teníamos catorce años y éramos unos críos, decía la gente. Claro, pero dudo que concretamente la cría fuese yo. Fuiste muy importante para mí, demasiado, a pesar de la mentira en la que me encadenaste tanto tiempo. Porque sí, aún siendo una mentira y de no saberlo, yo era feliz. Y sabía realmente lo que era VIVIR. No como ahora, que sólo me limito a sobrevivir. Pero después de todo, ya es un gran paso.

Probablemente no sirve de nada que te escriba esto. Ni siquiera perderías el tiempo en leerlo. Tampoco sabrás nunca lo difícil que se me hace plasmar todo lo que me hiciste sentir sin que me tiemble el pulso y mis pensamientos se nublen. No encuentro las palabras – quizá porque no existen – para sacar toda esta mierda de mi corazón de una vez por todas.

Tiemblo. Te juro que tiemblo y el corazón me ruge cuando te recuerdo. Me duele que la herida que dejaste en mí no haya cicatrizado. Sé que ya no estoy enamorada de ti ni tampoco te quiero. Claro que no, sería demasiado masoquista si todavía fuese así. Pero te echo de menos. Bueno, eso creo.

En realidad, no te echo de menos a ti físicamente, sino a todo lo que me diste. No puedo echar de menos besos que nunca existieron, quizá porque no hicieron falta a pesar de que los deseara por entonces.

Pero sí que echo de menos el levantarme por las mañanas y leer un mensaje tuyo. Echo de menos ir a clase y llegar diez minutos tarde por haberme quedado esperando en la puerta del instituto para divisar tu silueta a lo lejos salir de casa y te acercases a mí con paso acelerado, que cuando estuvieses frente a mí me dijeras “Buenos días” con una de tus mejores sonrisas y después de darme un beso en la frente entrásemos a clase.

Echo de menos las clases de historia, donde me contabas tus problemas y yo los escuchaba deslumbrada por la paz que me transmitías, sin apartarme ni un segundo de tu mirada. Y que la profesora de ciencias naturales nos mirase con mala cara por no prestar atención a sus explicaciones y después tú me sonrieras cuando me asustaba con su gesto amenazador.



Echo de menos que cada tarde me pidieras bajar a tu portal a esperarte llegar del entrenamiento de futbol. Y yo, como una idiota enamorada, hacía caso a tus palabras. No falté a ninguna de nuestras citas.

También extraño esa sensación de que no me importase el mundo cada vez que unos brazos musculosos y unas espaldas fuertes y robustas me rodearan. Querer quedarme para siempre abrazada a ti. El sentimiento protector que transmitías con un abrazo. Las sonrisas, las miradas, los nervios a flor de piel, la piel de gallina, un simple roce con la yema de tus dedos, las caricias en la mejilla, nuestras manos unidas, besos en la frente y en la nariz, tu olor, canciones escritas y por escribir, canciones sin terminar, una chaqueta tuya, un CD de música, una muñequera, una camiseta, una llamada, una nota, una dedicatoria en la agenda, un dibujo con nuestros nombres, un bolígrafo, una pista de baloncesto, un paseo por el forum, una reconciliación en las escaleras, un corazón, dos corazones, un te quiero que no hacía falta decir pero que nunca sentimos de la misma manera. O quizá sí, pero cuando yo empecé a sentirlo de la manera que deseabas tú lo dejaste de sentir.

Y después, NADA. Te alejaste de mí. Me apartaste de ti, y de mí misma.

Todo lo que habíamos vivido se convirtió en retales de un sueño del que a mí me costaría despertar, mientras que para ti sólo fue una mentira que jamás ibas a desvelar.

Siempre fuimos amigos. No llegamos a ser más que eso, y a mí me bastaba mientras te tuviese cerca de mí. Así que el hecho de que me obligaras a hacerte desaparecer de mi vida me mató. Me dividiste en dos: alma y cuerpo.

Durante años creí estar muerta. Fueron los peores años de mi vida. No vivía, no sentía, no amaba, no pensaba, no quería respirar. No tenía miedo, ni frío, ni hambre, ni sentido, ni amor, ni felicidad, ni luz, ni color, ni fuerzas, ni ganas, ni nada. ¿Sabes lo qué es eso? No, seguramente no lo sabes todavía ni lo sabrás en tu maldita vida.

Más tarde, cuando recuperé las ganas de vivir, empecé a odiarte. Eso lo complicó todo aún más. Fue entonces cuando mi padre me pidió infinitas veces que aceptara la realidad: todavía seguía enamorada de ti. Y hasta que no lo aceptara, seguiría cayendo en las profundidades de mis malos sueños, mis noches y días vacíos. Seguiría sin vida.

Con el tiempo, terminé aceptándolo. Pero todavía no he aprendido a volver a vivir. Sobrevivo a base de amores que vienen y van, que me hacen latir fuerte el corazón, que me hacen sentir bien. Pero después eso se funde, se apaga.

Todavía no he superado completamente lo que sentí contigo y sin ti, tanto los buenos como los malos sentimientos, y aún me duele verte cruzar la calle, que no me saludes, que apartes la mirada de mis ojos.

Aunque... lo que más me duele de todo esto es que contigo sentí el amor de verdad. Ese amor por el que uno muere, incluso por el que uno mataría. Ese amor que se agarra fuerte al pecho y no te deja respirar. Que corta, sangra. Por el que vives tan sólo una vez... Y eso es lo jodido, que creo que jamás sentiré por nadie lo que llegué a sentir por ti. Me parece insuperable.

Así que, por favor, que no digan que hay edad para el amor verdadero, ni tampoco digan que con catorce años sólo se viven tonterías. Porque vivir no es ninguna tontería, ni mucho menos morir.

26 comentarios:

Someone exactly like you. dijo...

Y sabía realmente lo que era VIVIR. No como ahora, que sólo me limito a sobrevivir.


Equilicuá.Entonces a qué esperas.Supongo que como yo..a que llegue alguien como él pero que no sea él...y no se vaya.


Yo tambien creo que nunca sentiré por nadie lo que sentía por él...pero en fin,eso ya lo veremos.

:)

Eva dijo...

Lo más difícil del mundo es que el resto del mundo te crea cuando dices que amas. Porque aunque tu sabes que es real piensan que son tonterías.
Una confesión a tí, que no nos conocemos. Yo me he tirado 17 años sobreviviendo, sin vivir realmente, y ahora que vivo, sé que lo que amo es una gran mentira, y en el fondo sigo, porque me siento viva.
Es la estupidez del ser humando.
Me gusta tu blog, te agrego a mi lista.

TARANTULA dijo...

!la palabra enamorado(a),la utilizamos sin saber sus consecuencias,,,estas son las consecuencias de amar incondicionalmente!y sentir después el desamor!!amar,desde dentro del pecho!que expresión más grande!si,es cierto,cuando crees que has amado así,crees que nunca vas a poder hacerlo de nuevo!
!hasta que una luz que penetra como un rayo, atraviese tu corazón,!sólo entonces iluminaras de nuevo tu vida,más intensamente!


!gracias por tu blog!sientes desde lo más profundo...

beso

*C dijo...

*C
*Increible...

Andrea dijo...

Es cierto eso de que el primer amor nunca se olvida, y seguramente, sea porque es el más bonito y doloroso de todos! te seguiré además de por fotolog por aquí a partir de ahora. Un beso, genial texto (K)

Deep dijo...

despues de todo... acbas de soltar parte de la mierda que llevas dentro y que se puede expresar con palabras...

el amor no tiene edad, los sentimientos no se pueden describir, el corazon no se puede curar con una tirita, el tiempo aveces es nuestro amigo, y otras nuestro enemigo...

te podría decir mil y una cosas que nada te reconfortaria el dolor que llevas dentro.. solo te diré que esto duele, es jodido, y que tienes que cuidarte, es lo unico que puedo decirte... algun dia, tarde o temprano alguien robara tu corazon.

cuando me duele el alma.. suelo escuchar musica que me haga llorar o sentir de manera diferente. a mi me llega al alma esta:

http://www.youtube.com/watch?v=6r-GMGRlbPY

espero que te sea deayuda..

mil besos!!

Gara dijo...

No hay edad para el amor, no hay edad para sentir.

Se lo q es pasar por lo q tu estas viviendo, se q duele y no hay consuelo,y se q quizas jamas lo olvides,pero se supera y se aprende a vivir con ello.

Ánimo,besos.

Camila*Camina dijo...

Para mi, no existen tonterias en la vida

yoentiendodemusica dijo...

Genial. A veces infravaloramos a los jóvenes cuando se trata de amor. Una relación a los quince años puede parecer un juego de niños mientras que si la tienes con treinta adquiere una completa legitimidad. Pero el amor no entiende de edad se puede ser joven y amar de verdad y ser mayor y tener una relación cimentada en autoengaños, en la necesidad de estar acompañado.

Carmen-Mª López dijo...

Realmente hermoso y llevas razón. El amor no tiene edad. El amor puede surgir en cualquier circunstancia para hacer que nos sintamos un poco más vivos en este mundo de cadáveres. El amor es lo único que consigue hacernos felices y aunque también sufrimos por él; ese sufrimiento nos recuerda que seguimos vivos y que hay algo más esperándonos en algún lado para que por fin tendamos nuestros brazos hacia la libertad del amor: "La única libertad que me exalta, la única libertad porque muero"

Guri dijo...

El rpoblema está en vivir, que crea adicción.

Pero, así como nadie debe decir que no hay edad para morir, vivir y amar,
nadie debe decir tampoco que hay un amor para cada uno.

Todo llegará.

xispy dijo...

EL AMOR NO TIENE EDAD.. NI TIEMPO... NI LUGAR

El amo es alg qe nace cuando menos te lo esperas teniendo la edad que tengas, porque nuna sabes de que manera puede amar. Y si ha sido el primer amor el mas bonito de todos porque lo guardaras siempre, y si no ha sido as, tambien porque un amor nunca se olvida,es mas si has estad enamorada.
Yo pase por una situacion asi y ahora 4 años de esa ruptura aun le hecho demenos, no le quiero... pero le extraño y extrño muchas cosas de esa persona, que ya no tengo. Pero la vida ai que vivirla y hay que conocer gente, porque si ese chico no esa contigo piensa asi no te merece y en algun lugar de este mundo, puede encontrarse esa persona que te de todo lo que el te dio o mucho mas!
Te agrego a mi blog porque me ha encantado! y sonrie, porque la vida son dos dias... y no hacefalta estar enamorada para ser feliz!

seo dijo...

tu blog es muy bueno. me gusta como escribes,

saludos

Memnoch dijo...

¿Y cómo olvidar si cada segundo, cada inspiración que llena los pulmones duele como mil agujas al rojo clavándose en el corazón?
¿Y cómo perdonar cuando el dolor de su traición es más fuerte que el recuerdo de su risa?
¿Cómo dejar de llorar cuando el alma se nos vuelve río, y sus aguas se tiñen de amargura por la perdida y la traición?
Sencillamente no se puede evitar.
Para poder olvidar, para poder levantarnos y volver a caminar antes hemos de vaciar el dolor, la rabia, la desesperación. Hemos de gritar tan alto y tan fuerte que nuestros gritos alcancen las estrellas y revienten hasta los cristales de todos los cometas.
Gritar, llorar, superar la rabia, el dolor y volver a caminar. Ese es el ciclo inevitable por el que pasamos cuando alguien en quien confiábamos, a quien queríamos nos traiciona y nos da la espalda. Un camino duro, largo y penoso que recorrer en soledad, aunque a veces tengamos el bastón que ofrece el apoyo y la compañía de las personas que nos quieren y nos aprecian.
No hay edad para amar de verdad como tampoco la hay para sufrir. Pero cuando el corazón es joven, aunque el dolor sea más intenso, tiene la posibilidad de cicatrizar mejor, sobre todo si encuentra otro amor que unte de bálsamo sus heridas.

little star dijo...

a mi me parece que enamorarse pronto te hace aprender de la vida y no se xq la gente se empeña en romper el sueño que puedes estar viviendo con 14, 15 o 16 años... son cosas de la vida y ya esta que te dejen disfrutar y caerte si es necesario... pienso yo.. jeje escribes muy bien me gusta besoo!!^^

little star dijo...

por cierto me mola mazo que te mole crepúsculo!! es lo mejor!! jjiji un beso vampiricoo!!^^

Yasmine Martell dijo...

Hay el amor!!! las edades .. ggrr yo sufri por eso!

Gara dijo...

He creado un premio, un pequeño detalle que me gustaría que tuvieras, te está esperando en Momentos.

Besos

Verónica (peke) dijo...

Vivir es un sentimiento que nos conduce poco a poco a la supervivencia de nosotros mismos...

Bellisimo post, me ha encantado...

besotes de esta peke.

pd: te espero por mi rincon con una buena taza de cafe caliente, si gustas...

Misha dijo...

Es odioso cuando no te toman en serio cuando dices algo con el corazón. Tienes toda la razón del mundo, pues casualmente, yo tambien he pasado por una experiencia casi igual a la tuya, no es fácil salir de un vacío.
Me encanta como escribes, como lo sientes todo.
Te alejaste de mí. Me apartaste de ti, y de mí misma.

Me encanta esta frase, porque cuando te quitan algo que crees tuyo no te queda nada dentro.



Espero leerte pronto, que sepas que salgo encantada de ut blog.

Un beso :)

smile_me dijo...

Cierto, siempre se pone en duda los sentimientos de los más jovenes, solo por el hecho de tener unos cuantos años menos, a mi también me han prejuzgado por ello.
Me identifico bastante con el texto.

Me gusta tu espacio,no había entrado nunca, asique pasaré a leer por aqui de vez en cuando.

un beso =)

Anónimo dijo...

Hola Sandra,

Te escribo porque si no lo hago ahora mismo te juro que muero. Me encontré con el blog por casualidad cuando descansaba de un trabajo de universidad... No sé, tengo mil contradicciones. Las colecciono, sabes. Y primero de filosofía me ha regalado un puñado más. También quiero vivir en muchas ciudades distintas. Soñar. Creer en mí. Algún postre de chocolate con mis amigas. Vivir esos días de viento que te corta el labio, pero aun así te mueres por salir a la calle y ver pupilas. No sé, por si acaso. Ver pupilas por si acaso alguna me salva. Todavía no me ha salvado ninguna mirada, pero estoy segura de que como todos los días estoy en peligro, ciertodía alguna lo hará. Por lo demás, tengo latentes unos anhelos de independencia incréíbles que sólo se rompen cuando pienso que alguien me puede salvar del abandono y el desecanto. Madrid. Universidad. Viajes. Risas. Y aún así noto que falta algo. No sé, serán estas horas... O las cicatrices de ilusiones rotas esparcidas en la palma de mi mano.Con los amantes del circulo polar me replantee mis casualidades, y con mi vida sin mi quise hacer todas esas cosas que dicen los libros ( esos que me atan, que hablan de mi sigilosamente sin que yo me entere). El clarinete a veces me ayuda. La música, el cine, el arte. No sé. Continuamente busco salidas, aunque me encanten los laberintos. Y con beatriz y los cuerpos celestes tenía que mirar al horizonte después de cada línea, para asegurarme de que aún hay historias que me hacen sangrar y superar los abismos. O vivir con ellos, no sé. Ah! Sabía que eras Virgo. Yo tb. No me da la gana releer el texto esta vez. Es una mierda, pero es lo primero que me has inspirado. Es un borrador, pero por ahora es la única verdad que te puedo mostrar. Estos 2 minutos de desenfreno de teclas y dedos. Siento que te tengo que hacer llegar este mensaje. Lo siento si interrumpo tu intimidad. Ni siquiera entiendo yo misma por qué lo hago. Cállate la boca, Nadia. Malos tiempos para los soñadores. Si volviera a nacer, cometería más erroes. Te llevaría este mensaje a mano y descalza, si hiciera falta.

Una de conversaciones cuando te apetezca.
Saludos,
Nadia

Bianca dijo...

qe bonito el texto:)

Saray dijo...

Cuando intentas llenar un vacio que alguien te dejo, siempre lo haces reuniendo las pocas cosas que te dejo. Lees y vuelves a leer los mensajes que te mando. Mira su numero de mobil que te as aprendido ya de memoria de tanto mirarlo, queriendo llamar pidiendole una explicacion, una explicacion de porque se marcho de tu vida, sabiendo que el se habia convertido en tu vida. Porque te quedabas sin aliento cuando el estaba cerca e inutilmente intentabas que tu corazon latiera, porque si el se acercaba mucho hasta tocarte, se te erizaba la piel, se te paraba el corazon y el tiempo.

Que el tiempo todo lo cura? Eso es una gran mentira, solo hace mas que dañarte, dañarte, porque pasa lentamente separandote del tiempo donde estuvisteis juntos.









Esa sensacion tambien la conozco yo, la de vacio porque a tu vida le falta algo y dejas de vivir por ello.

Saray dijo...

No tengo tiempo asi que espero que no te importe el corte y pega.

Te eh dedicado un premio porque me encanta tu blog, y creo que se merece un millon de premios mas igual que muchos otros(:.

Marie Augustine. dijo...

Una foto de atonement, escondida en el texto.